14 abril 2017

Letras médicas.

Decía el profesor de psicología especialista en grafología, que lo de la letra de los médicos era un falso mito, no producto de años de estudio y toma de apuntes sino simple y llanamente "ausencia de responsabilidad", así lo decía, ya que si el médico ha de mandar una nota al colegio, portada por su hijo, la letra mejora considerablemente. Existe cierta tendencia a afirmar que la letra irreconocible es signo de inteligencia, probablemente son los mismos que afirman que tener desorden en tu mesa de estudio y de trabajo indica elevado cociente intelectual. Ignoro de qué clase de investigaciones -si las hubiere- salen esas afirmaciones. Como está tu mesa está tu cabeza (digo yo) y el cuidado en cosas simples como la letra indica dedicación, esmero, trabajo y también inteligencia. La pregunta del millón es si los nuevos profesionales, que superan el MIR y empiezan en breve a formarse en Hospitales y Centros de Salud, los mismos que han mejorado la toma de apuntes gracias a los portátiles con los que invaden las aulas y que mayoritariamente completan y complementan apuntes anteriores tendrán también mala letra para las recetas.

08 abril 2017

Solvia y la estupidez.

Por lo visto Solvia se quedó con muchas viviendas. Un gran número de ellas eran pisos de constructores que fueron incapaces de venderlas y ahora, cuando vas a comprar una a dicho constructor la inmobiliaria del Sabadell tiene que actualizar los precios (al alza, claro). Esto, unido a que hay empresarios que comienzan nuevas promociones y la amenaza de que subirán los tipos de interés es una muestra más de que la economía va viento en popa. O de que somos estúpidos y nunca sacaremos adelante un mercado inmobiliario que envejece cada día y que no vale ni de lejos lo que dice valer. Mientras tanto todos los que quieren vender su vivienda de segunda mano piensan que tarde o temprano encontrarán un sapo que se trague esa mosca imposible de digerir para los sueldos que existen. Vamos a una nueva recesión. Te apuesto lo que quieras.

05 abril 2017

Setas por doquier.

Cuando era pequeño ... hacíamos, vivíamos... todo era más guay. Indefectiblemente mi plan de estudios fue mejor que el nuevo (siempre). La nostalgia es ese sentimiento que nos permite consolidar la autoestima y creer que lo vivido nos ha hecho ser mejores. Así lo valoramos. 
Digo yo que ese es el sentimiento cuando alguien pone en venta o alquiler la vivienda que usó, no creo que sea un tema especulativo apto solo para newcapitalistas de corte clásico. El problema es que se valora tanto el lugar en el cual vivimos que pensamos vale mucho más de lo que en realidad merece. Así, alquilar un apartamento o comprar un piso en Plasencia es tarea imposible si los recursos económicos son los habituales. Nada en condiciones por debajo de 300€, nada con asecensor por debajo de 75.000€. Amenazan con que la recuperación económica está a la vuelta de la esquina y así se intuye que los tipos de interés subirán, se empiezan a menear nuevas promociones y las calles, sin embargo siguen llenas de carteles: Se vende. Se alquila. ¡Anímense a creerlo! ¿No ven que el paro disminuye? Les apuesto que la oferta del mercado inmobiliario seguirá creciendo. Pasen y vean, las grúas vuelven a crecer.

03 abril 2017

Pasos de ñú.

Dice hoy el HOY que hay dos pasos de peatones en San Miguel con problemas de visibilidad. Hacía tiempo que quería escribir de esto, pero lo urgente se sobrepone a lo necesario. En Bipolaria no hay dos pasos con problemas sino que quizá haya dos sin dificultades de visión. Cualquier conductor sabe que es sencillo tragarse uno sencillamente porque no se ven. Hace ya muchos años que comprobé en Londres que antes de llegar al paso de peatones hay unas rayas amarillas que lo indican, además están iluminados específicamente y, por supuesto, no se permite aparcar cerca. Aquí (no solo aquí, sino en Expapara) puedes aparcar tu vehículo justo donde comienza el paso de cebra, si es una furgoneta mejor, más que verlos tienes que pisarlos. Llegar a la araña que representa a Inés de Suárez, desde Miralvalle es ir a ciegas si no conoces dónde están los pasos. Un montón de vehículos impide que veas al peatón cruzar hasta que no lo tienes delante del parabrisas. Y la Ronda es casi un Dakar. Para que los pasos sean seguros hay que impedir aparcar cerca de ellos, hay que señalizarlos bien, en el suelo, sí, hay que iluminarlos y, por supuesto, han de estar bien pintados. Es así, pero lo mismo alguien puede corregir mi ignorancia.

30 marzo 2017

Me mata este país.

Conocí al chófer del vehículo. No le conocí mucho tiempo ni abiertamente, pero le conocí brevemente. Ni siquiera tenía yo edad para que me lo presentasen formalmente pero le vi, me lo señalaron y le saludé. No me acuerdo de su nombre. Nadie, más allá de su familia, se acuerda de su nombre. No lo mencionó nadie, no lo menciona nadie. Una mañana cualquiera las escaleras del bloque en que vivía se convirtieron en un hervidero de voces, llantos y carreras. Mucha gente intentaba consolar a aquella mujer. Esa mañana temprano su cuñado había volado por los aires del mismo modo que lo había hecho el Presidente del Gobierno. Él era el conductor del vehículo y nunca, que yo recuerde, nadie lo mencionó. Me mata mucho como ha matado ETA, me mata mucho esto de los tuits, me mata que aún no se haya condenado el Golpe de Estado de Franco y, por seguir diciendo cosas, me mata el doble rasero de los abogados cristianos, me mata esta justicia de dos velocidades con mucha marcha atrás. Me mata, en fin, vivir en un país de fachada democrática con alcantarillas dictatoriales.

29 marzo 2017

Dura lex, sed lex.

Cuando eres inocente y pequeñajo piensas que Ley se implanta para proteger los derechos de quienes, de no haberla, podrían ser abusados por los poderosos. Por ejemplo, que un matón no te quite tu casa. Cuando dejas de ser inocente pero sigues siendo pequeñajo descubres que, en realidad, la ley sirve para proteger al matón frente a las posibles revoluciones colectivas y sociales. Cuando al final no solo dejas de ser inocente sino que también la edad te da perspectiva entiendes cómo gente mediocre alcanza los mejores puestos del poder gracias a la ley que él y sus amigos construyeron.

22 marzo 2017

La creación de un mundo.

El viernes acercamos las estrellas y el domingo hacemos historia. Sé que puede sonar grandilocuente y tal vez no me soportes tras lo que voy a contar, pero la historia, historia es. Tras muchos cursos, Star Parties, y algunas excursiones, por fin nace en Plasencia la Asociación Placentina de Astronomía (Mintaka), y el domingo por la tarde no solo habrá esgrima en La Bombonera de la ostentosa Perla del Valle sino que lo practicarán niños en el "I Criterium Ciudad de Plasencia". Lo siento, pero cuando "Plasencia saludaba al pueblo de Cáceres" allí miraban las estrellas, practicaban esgrima y la Universidad Popular dinamizaba la cultura Cacereña. Probablemente llevamos un retraso acumulativo. Expaña lleva veinte años de retraso de Europa, Extremadura doce de otras Autonomías más potentes y Plasencia (aunque no estés de acuerdo) diez  (o más) de Cáceres. Este fin de semana se ponen dos nuevas piedras en la estructura Placentina. Dos piedras de las que me siento muy orgulloso. Las cosas no se crean por generación espontánea. Te lo digo yo.

17 marzo 2017

El sexo del cuidador.

"El cuidador tiene sexo", leo y releo, digo y me repito, como epígrafe  o titular de un tema sé que el cuidador tiene sexo. Mujer. "El cuidador tiene sexo", tome nota vd. del masculino singular. Algunos (incluso algunas) afirman que palabras como juez, médico o bombero no tienen sexo. El cuidador tiene sexo, las palabras no tienen sexo. Así ando dando vueltas a un tema importante, sexualmente asexuado. ¿Cómo explico yo al profesor (nótese el sexo) de la asignatura cuando me pregunte que el cuidador es mujer pero que el sexo no importa? ¿Cómo diablos cuento que cuando se hace un encuentro de mujer y se habla del traje típico tradicional o de la mujer en la historia quien habla tiene sexo también y no coincide con el de quien ostenta el tema tratado? Suspendo al sexo del cuidador y  la asignatura cuyo tema roba mi atención. Atención al sexo.

15 marzo 2017

Mentiroso.

Mientes, lo sabemos, no te engañes más, es un hecho que mientes. Mentimos constantemente a diario, todos, y cuánto más inteligente eres más mientes. Mientes en tu trabajo a tus compañeros, mientes a tu pareja y mientes a tu madre y a tus hijos. Muchas son mentiras piadosas (¿para qué decir mi opinión real?) y muchas más son mentiras para evitar explicaciones, compromisos o malos rollos (que luego si te pillan es peor, pero mentir mientes) Este tipo de mentiras que tú ni siquiera las consideras tales hasta ahora que, si eres sincero, reflexionas en ellas, constituyen nuestra tela vital. Por supuesto no tiene ni punto de comparación a cuando un político dice a todos que sí para luego ser no, o cuando usa todas las artimañas para meter su hocico donde le interesa o colocar a un amigo. Eso no son mentiras, eso es de juicio. Lo malo no es que mientas, lo malo es que creas que no lo haces, que no conozcas el hecho, que ni siquiera te conozcas a ti. Desde que  dos psicólogos presentaron la ventana de Johari en 1955 (ya ha llovido) sabemos que todos tenemos una zona desconocida que ni nosotros ni los demás saben que existe y, peor aún, una zona ciega que nosotros no conocemos pero los demás sí. Si reflexionásemos sobre lo que vivimos (bastaría un poco de meditación diaria de unos diez minutos) sabríamos de qué madera estamos hechos y tal vez, solo tal vez, dejaríamos de mentir.

10 marzo 2017

Bella y bestia.

Se ha bajado del coche y no te voy a negar que la he mirado. Ese cuerpo tan esbelto con esa falda tan corta. Pero antes había visto el coche, un Porsche blanco con el techo negro. Se ha asomado al capó y por un segundo he pensado que además era mecánica (eso sí que me pone. Un día te contaré la historia de albañila), pero enseguida me he dado cuenta de que en la parte delantera de ese monstruo va el maletero. Ha trasteado allí y yo he ojeado mientras guardaba la compra en mi coche. Luego he ido hacia la rotonda y justo entonces ha pasado ella, me ha guiñado un ojo y ha juntado sus labios dando un beso. No era un acto de amor, pero tampoco creo que haya sido un "¿te jode?" estricto. Ha sido un "el mundo tiene dos categorías y yo vivo en la primera". No es que me gustara ella, me gustaba más la máquina, pero tampoco era que deseara la máquina (llegar a fin de mes es casi un milagro), me gustaba la combinación. La bella y la bestia ante mis ojos, en versión libre y moderna no Disneyniana. Un mundo feliz justo enfrente, la brecha humana sin tapujos. Hay una revolución en puertas y sé que la voy a conocer.