22 marzo 2017

La creación de un mundo.

El viernes acercamos las estrellas y el domingo hacemos historia. Sé que puede sonar grandilocuente y tal vez no me soportes tras lo que voy a contar, pero la historia, historia es. Tras muchos cursos, Star Parties, y algunas excursiones, por fin nace en Plasencia la Asociación Placentina de Astronomía (Mintaka), y el domingo por la tarde no solo habrá esgrima en La Bombonera de la ostentosa Perla del Valle sino que lo practicarán niños en el "I Criterium Ciudad de Plasencia". Lo siento, pero cuando "Plasencia saludaba al pueblo de Cáceres" allí miraban las estrellas, practicaban esgrima y la Universidad Popular dinamizaba la cultura Cacereña. Probablemente llevamos un retraso acumulativo. Expaña lleva veinte años de retraso de Europa, Extremadura doce de otras Autonomías más potentes y Plasencia (aunque no estés de acuerdo) diez  (o más) de Cáceres. Este fin de semana se ponen dos nuevas piedras en la estructura Placentina. Dos piedras de las que me siento muy orgulloso. Las cosas no se crean por generación espontánea. Te lo digo yo.

17 marzo 2017

El sexo del cuidador.

"El cuidador tiene sexo", leo y releo, digo y me repito, como epígrafe  o titular de un tema sé que el cuidador tiene sexo. Mujer. "El cuidador tiene sexo", tome nota vd. del masculino singular. Algunos (incluso algunas) afirman que palabras como juez, médico o bombero no tienen sexo. El cuidador tiene sexo, las palabras no tienen sexo. Así ando dando vueltas a un tema importante, sexualmente asexuado. ¿Cómo explico yo al profesor (nótese el sexo) de la asignatura cuando me pregunte que el cuidador es mujer pero que el sexo no importa? ¿Cómo diablos cuento que cuando se hace un encuentro de mujer y se habla del traje típico tradicional o de la mujer en la historia quien habla tiene sexo también y no coincide con el de quien ostenta el tema tratado? Suspendo al sexo del cuidador y  la asignatura cuyo tema roba mi atención. Atención al sexo.

15 marzo 2017

Mentiroso.

Mientes, lo sabemos, no te engañes más, es un hecho que mientes. Mentimos constantemente a diario, todos, y cuánto más inteligente eres más mientes. Mientes en tu trabajo a tus compañeros, mientes a tu pareja y mientes a tu madre y a tus hijos. Muchas son mentiras piadosas (¿para qué decir mi opinión real?) y muchas más son mentiras para evitar explicaciones, compromisos o malos rollos (que luego si te pillan es peor, pero mentir mientes) Este tipo de mentiras que tú ni siquiera las consideras tales hasta ahora que, si eres sincero, reflexionas en ellas, constituyen nuestra tela vital. Por supuesto no tiene ni punto de comparación a cuando un político dice a todos que sí para luego ser no, o cuando usa todas las artimañas para meter su hocico donde le interesa o colocar a un amigo. Eso no son mentiras, eso es de juicio. Lo malo no es que mientas, lo malo es que creas que no lo haces, que no conozcas el hecho, que ni siquiera te conozcas a ti. Desde que  dos psicólogos presentaron la ventana de Johari en 1955 (ya ha llovido) sabemos que todos tenemos una zona desconocida que ni nosotros ni los demás saben que existe y, peor aún, una zona ciega que nosotros no conocemos pero los demás sí. Si reflexionásemos sobre lo que vivimos (bastaría un poco de meditación diaria de unos diez minutos) sabríamos de qué madera estamos hechos y tal vez, solo tal vez, dejaríamos de mentir.

10 marzo 2017

Bella y bestia.

Se ha bajado del coche y no te voy a negar que la he mirado. Ese cuerpo tan esbelto con esa falda tan corta. Pero antes había visto el coche, un Porsche blanco con el techo negro. Se ha asomado al capó y por un segundo he pensado que además era mecánica (eso sí que me pone. Un día te contaré la historia de albañila), pero enseguida me he dado cuenta de que en la parte delantera de ese monstruo va el maletero. Ha trasteado allí y yo he ojeado mientras guardaba la compra en mi coche. Luego he ido hacia la rotonda y justo entonces ha pasado ella, me ha guiñado un ojo y ha juntado sus labios dando un beso. No era un acto de amor, pero tampoco creo que haya sido un "¿te jode?" estricto. Ha sido un "el mundo tiene dos categorías y yo vivo en la primera". No es que me gustara ella, me gustaba más la máquina, pero tampoco era que deseara la máquina (llegar a fin de mes es casi un milagro), me gustaba la combinación. La bella y la bestia ante mis ojos, en versión libre y moderna no Disneyniana. Un mundo feliz justo enfrente, la brecha humana sin tapujos. Hay una revolución en puertas y sé que la voy a conocer.

09 marzo 2017

NI filia ni fobia.

"No todo va a ser tan malo" me afea una prima Expañola que se casó con un E.Unidense y lleva ya muchos años viviendo cerca de San Francisco (tantos que ella ya es abuela americana) y le respondo que sol si que hay aquí, aunque tampoco lo aprovechamos -salvo tostador de turistas. No llego a antiespañol pero desde luego nada más alejado de mí que la hispanofilia y no es culpa de quien gobierna ahora, desde que visité el extranjero por primera vez hace cuarenta años no he dejado de envidiar cómo viven fuera. Da igual allí o allá, de hecho comprobé en California que no solo tienen los productos necesarios para cocinar como aquí (aunque a ellos les guste más la BBQ) sino que todo es más barato (luz, gasolina, leche... era un tercio más barato que aquí, también la vivienda o los vehículos). Y si miras a Europa la cosa no mejora para nosotros. Alguien podría decirme ¿por qué no te vas? La respuesta es sencilla: No es fácil, pero ya quisiera yo venir aquí en vacaciones, como hacen ellos o incluso con mi paga de jubilación venirme a la costa, comprar una casa y ganar, estando jubilado más que el sesenta por ciento de la población de mi país. ¿Crees que soy antipatriota? ¿Cómo amar a una patria que legisla contra sus ciudadanos (los dueños de la energía o los bancos son los beneficiados y me callo lo del sistema judicial, la educación privada por encima de la pública o el recorte en sanidad y el desfalco en la hucha de pensiones). El amor por Expaña me recuerda mucho a cuando aquí decíamos aquello de "la ciudad de Plasencia saluda al pueblo de Cáceres" y no veíamos que el agua ya nos llegaba al cuello. Le pasa a nuestro Presidente.  No hay mayor ciego que quien no quiere ver.

06 marzo 2017

¡Echa el freno Magdaleno!

Antes los otoños eran calientes, pero vamos a una primavera very hot. Estamos estrenando un marzo huelguista, tanto que no nos va a dar tiempo a ahorrar lo que nos quitarán del salario por ejercer un derecho solo al alcance de los ricos, o como mínimo de dos sueldos en casa, porque -lo repito mucho- vivir con un sueldo es casi un milagro digno de ser santificado por alguna frase papal de esas que copan los medios de comunicación. 
Que yo sepa, el ocho de marzo se convoca a parar a las mujeres (y digo yo que los hombres también deberíamos). Las mujeres a base de esfuerzo y sacrificio han ido empujando al mundo para cambiarlo y si ahora no toman las riendas esto del machismo no tiene cura. Las hay en huelga de hambre pidiendo que el asesinato impune de mujeres sea una cuestión de estado. ¡Ya está bien de tanto crimen! Dejar en libertad a alguien a quien se le ha grabado arrastrando por los pelos a una mujer es vergonzoso y da miedo pensar que incluso haya mujeres dentro de la judicatura a quienes no se les ericen los pelos ante estas decisiones judiciales. O sacan las uñas todas o esto no tiene fin. ¿Serán capaces las mujeres de volver a transformar el mundo el día 8 de marzo? 
El día 9 hay huelga general educativa, de esto sé poco porque ha habido muchas ya. Lo malo es que también ha de ser cuestión de estado. ¿Podrían ponerse de acuerdo por una vez los partidos que dicen representarnos y abordar una ley de educación consensuada para siempre? Me temo que no. Aquí hay muchos intereses económicos en juego y la Iglesia tiene -lamentablemente-  un peso fortísimo en las decisiones educativas. 
Por último me llega a través de las redes sociales otra llamada a la huelga general el día 21 de marzo. Esta para acabar con el impuesto de sucesiones. A mí esta causa me huele mal, no porque no tengan razón sino porque curiosamente no se han planteado hacerla cuando han gobernado otros Gobiernos. Hace mucha gracia criticar ahora lo que antes permitía a mi partido. Triste pensar con siglas en vez de con cerebro. 
No sé si habrá alguna huelga más, si de unirme a una será a la primera, pero poca conciencia veo a dos días del ocho. Creo que los Magdalenos y Magdalenas de turno no van a frenar. Seguiremos batiendo records de impunes asesinatos ¡Ójala me equivoque!

01 marzo 2017

Vosotras podéis cambiarlo.

No sé derecho y tal vez amigas y familiares abogados que tengo afeen mi ignorancia. Sin embargo sí sé algo de razonamiento, lógica y ley natural. Tal vez no sea la mejor forma de que una sociedad funcione y sin embargo el sentido común (el menos común de todos los sentidos) haría desde mi punto de vista que las cosas fueran mejor. No ayuda en nada dejar en libertad a gentes que defraudan millones solo por el hecho de estar emparentados con la corona. Hazte oír suspende su gira circense hasta que se pronuncie la justicia. A mí la razón me dice que ser gay o transexual no hace daño a ningún otro ser humano. ¿A qué tiene que esperar la justicia para condenar a una organización que maneja 2.6 millones de euros y  dedica su tiempo y dinero a fomentar la discriminación?. El tipo grabado maltratando a una mujer ve reducida su condena de dos años a nueve meses. ¿A qué tiene que esperar este país para poner pie a la discriminación, injusticia y maltrato a la mujer? ¿A qué más hay que esperar o cuánto perdón puede nuestra sociedad soportar?

26 febrero 2017

Un ciclo más.

Acaba de terminar el Centrifugados de este año y no puedo dejar de sentir un enorme orgullo y placer porque este evento se desarrolle en Plasencia y sea una de las citas culturales más importantes de Expaña (aunque ella aún no lo sabe). Juntar tres años seguidos -y  creo que ya se ha establecido para siempre- a lo mejor de las editoras independientes junto con poetas de aquí y de allá que muestran su música y sus letras aporta una riqueza no cuantificable en euros. Artífice de todo es un escritor (y profesor) llamado José María Cumbreño que decide complicarse la vida cada año para que la poesía inunde esta tierra pequeña que ha dado tantos escritores. Chema es un tipo trabajador y además una espléndida persona. Me he sentido arropado por él, un año más, a pesar de que ya no tengo ningún poder de decisión (antes tampoco, pero estaba ahí) en los temas culturales, haciéndome sentir imprescindible. Me imagino que eso es lo que sienten todos los que vienen al encuentro y eso indica la calidad de la persona a la que me refiero. Compartir cigarros (yo no fumo) con Olga, y encontrarte con unos y otros dando rienda suelta a la palabra es un lujo que no sé si Plasencia sabe valorar suficientemente. Este año, además, con una presencia fuerte femenina lo que incluía mesas de editoras y escritoras ¡Bestial! Y además el premio al mejor libro del 2016 para Gonzalo Hidalgo Bayal (a quien me siento tan unido y agradecido) entregado por otro grande como Álvaro Valverde. Sería imposible nombrar a todos: Marino, Salvador, Elías, Juanra, Álex, Víctor... la lista de gente de la que puedes aprender es interminable. Espero que los Poderes Públicos e Instituciones apoyen cada vez más este encuentro para que los sucesivos prelavados den más luminosidad y color a este pueblito.

20 febrero 2017

Que aparezcan Marta y todos.

No hay derecho, son siete años ya sin su cuerpo. Quiero que se encuentre a Marta del Castillo, y a Manuela Chavero que también desapareció hace seis meses. Quiero que no se escatimen recursos, que se use todo el poder del Estado para encontrarlas, que si hay que vaciar el pantano se haga, ahora que aún puede haber lluvias que lo llenen de nuevo. No debe de haber nada más triste que no saber de tus seres queridos. No conocer donde yacen, no poderlos traer cerca de ti, para que llores una oración líquida y desesperada. Lo dicho para Marta y Manuela digo para los asesinados en la Guerra. ¿Qué diferencia hay si a ellas y a aquellos les defiende la razón. y la Ley?

19 febrero 2017

Extremadura sin paraíso.

Los extremeños producimos menos. Por eso, entre otras cosas, somos más pobres. Los catalanes y los vascos están en el nivel superior de la divinidad y  productividad. La productividad no es dar más horas. Por mucho que aquí nos levantemos tan pronto como allí y permanezcamos en nuestro trabajo una hora más no sirve de nada. Pasar más horas en el curro no indica que trabajes más, aunque cuando vino la crisis, la genial idea que se les ocurrió a los políticos (estos tíos siempre piensan) fue aumentar el horario de trabajo. La productividad tiene que ver con lo que fabricas y, lamentablemente, aquí poquito. Un tío que aprieta una tuerca en la fábrica Mercedes en Vitoria, está produciendo muchísimo más que uno que cultiva espárragos en el Alagón. La única alternativa para salir de la pobreza es tener industrias, pero ningún Gobierno, hemos tenido rosas y gaviotas, ha traído nada interesante al Oeste Expañol. Cuando se han hecho planes especiales de empleo, se ha pensado (ya os he dicho que estos tíos piensan) en hacer cursillos de informática. Y poco más. Algo, como pueden observar, muy productivo. Hay ahora una rama muy fuerte de la clase política (rosas o gaviotas) que piensa que el turismo va a ser la solución. Imaginan que podemos desarrollar una industria de servicios turísticos que ¿traerá divisas? ¿llenará esto de visitantes? ¿inundará los bolsillos de nuestros miles de parados de dinero? El turismo es una industria que mueve millones, pero así como uno está dispuesto a visitar París diez veces no lo está para venir a Cáparra (¡hace tanto calor! y además ¿qué hay allí?). Total que algo de dinero sí que habrá pero no dejará de ser la calderilla de los tour-operadores.  No hay industria y no hay playa ergo no hay paraíso. Lo siento. Extremadura se vacía y solo las grandes ciudades del sur aumentan sus padrones municipales.