11 marzo 2018

En el momento.

Nunca seremos del todo conscientes de lo que influye en nuestra vida el hecho de estar en el lugar preciso, en el momento oportuno. Un empresario de hace cuarenta años podría presumir de lo bien que gestionaba su negocio, pero me gustaría verle ahora tratando de sobrevivir con él, o un escritor que ha conocido al mejor editor dispuesto a publicarle sus escritos. Como dice la sabiduría popular más vale caer en gracia que ser gracioso. No imagino yo a JuanPabloIItequieretodoelmundo, quien suprimió la Teología de la Liberación, apoyado por las ideas de Beeeeeeeeeeeenedicto (entonces Ratzinger,=doctrina de la fe=gran inquisidor de la Iglesia Católica) nombrando santo a Monseñor Óscar Romero [cosa que se ha hecho ahora]. Ni al Papa Francisco santificando al fundador del Opus. Para todo, incluso en el Reino de los Cielos, que tiene una poderosa sucursal en la tierra, hay que estar en el momento exacto en que los astros conspiran para tu propio beneficio. 
Aún no he perdido yo la fe en mi momento. Espero conocerlo.