18 abril 2011

Larga vida al pincho

El otro día, en un intermedio publicitario, un humorista (perdonen mi ignorancia nominal) nos convencía de las bondades de conectarte a internet (a través de esa empresa que va a despedir a un montón mientras al mismo tiempo aumenta las primas de sus ejecutivos) en cualquier sitio, momento y lugar utilizando sencillamente un "pincho". Sí, sí, como lo oyen, ignoro si el término se sigue imponiendo (como deseé), pero me sigue gustando.