08 diciembre 2016

Exámenes y revisiones.

PISA, ha llegado como un examen de fin de año y, aunque si bien es cierto, que eso no dice mucho porque hay centros que se preparan específicamente para la prueba como otros lo hacen con la Selectividad, así como que es verdad eso de que el nivel socioeconómico (y carrera de los progenitores) influye y mucho en los resultados, lo cierto es que jode estar los últimos. Bastante. Ya comienzan así los propósitos de año nuevo de algunos. 
Al igual que PISA, ahora cada quisque va a revisar 2016 -salvo los fanáticos de facebook, quienes solo van a ver fotos de lo maravillosa que ha sido su vida este año- y se llenará de propósitos para el 2017. Si algo he aprendido (yo que aprendo poco) en este año agonizante es que casi todo depende de nosotros y que salvo condiciones sobrevenidas (enfermedad, despido...) todos somos responsables de lo que vivimos. Sigo defendiendo mi teoría de la Ameba. Si una sola célula no puede ser mas inteligente que los millones de neuronas que poseemos solo queda como opción el que atravesamos situaciones difíciles y desagradables porque obtenemos beneficios secundarios. ¡¿Qué no?! ¡Revísalo y verás!