25 marzo 2016

En medio de los escombros.

Un solo movimiento puede hacer ganar (o perder) una partida de ajedrez. Da igual que hayas construido el mejor ataque o la perfecta defensa, un solo movimiento de una pieza puede desequilibrar el resultado final. Una pieza es la llave de todo el rompecabezas. Una piedra es la clave que sustenta el arco. Un tornillo resulta esencial para construir (o destruir) el juguete. Un toque de atención puede cambiar radicalmente una vida. No somos conscientes del poder que tiene una parte dentro del todo, y si eres de pensamiento global (como yo) solo queda, al final, una cara estúpida en medio de los escombros recién caídos.