31 marzo 2014

Sirenas (se oyen)

Bombero.
¡Ay, mi bombero!
que lo mismo achicas agua
que apagas fuego.
Bombero, sin fuerzas
ni monedero
desde la mañana empiezas
a perder resuello y siempre hay duelo.
Bombero sin brigada
sin descanso, ni sombrero,
lamentos desde las ocho
le roban a tu vida el tiempo.
Entrega diaria,
recompensa escasa
no hay más fiel vasallo
ni más tacaño amo.
¡Huye, bomberito mío
no dejes que se te queme
hasta de tu boca el cielo!
que venga otro bombero
si es que se encuentra relevo
que nadie con tanto esmero
su vida sabrá entregar.