26 abril 2013

Pedro y José Antonio.

Cuenta la leyenda que, para bien, se conocieron (empezaron a hablar) mirando un blasón torcido en Ciudad Rodrigo. La leyenda es cierta, como es cierto que ayer, día 25 de abril, presentaron en el curso de la Memoria Histórica 2013 una degustación de fotografías de principios del siglo pasado que recogía la industria y las gentes de Plasencia, las Comarcas adyacentes y mucho más. Fotografía Social, lo llamaron. Para mejorar aún más la cosa, las fotografías estaban hechas por mujeres. Aquí de invisibilidad nada. La lectura de una carta en la que un hombre cuenta su experiencia aterradora y traumática, tras echarse una fotografía, contagió innumerables risas en el auditorio. La atención del público ya se había despertado mucho antes, hace años, los mismos que estos dos infatigables obreros de Trejo vienen colaborando con la Universidad Popular. Prometo que el año próximo les dejo dos horas -mínimo- a tan incansables colaboradores.