24 marzo 2013

Los derechos que hemos ganado con nuestro esfuerzo ahora nos son arrebatados -planteaba una joven en la radio- y me sonaba a frase, porque, ¡seamos serios!, ¿por cuáles derechos he luchado yo -por personalizar- que incluso coqueteé con la ORT hace más de treinta años? Ni yo ni casi nadie aquí. Ni los sindicatos. ¿Las pensiones, los fines de semana sin trabajar, las pagas extra, las vacaciones pagadas, los días de asueto, la seguridad social gratuita? Más bien se nos ha dado y no digo que no sea bueno ni no lo merezcamos, pero luchar, lo que se dice luchar...Si lo hubiéramos luchado quizá, y solo quizás, no nos lo habrían robado. Somos los niños del capitalismo incipiente español que ahora -como Saturno- nos devora. Qué razón tiene Marx, dice la estudiante de mi casa. Lo malo es que ni eso, ni el cristianismo son realizables, la respondo.