17 marzo 2013

Devaluación monetaria (aquí mismo).

-Una hamburguesa, ¿siguen teniendo el mismo precio de hace treinta años?
-Sí señor.
-¡Parece increíble!, bien empecemos. Deseo una gigante de las de 1955.
-Muy bien, ¿patatas fritas?
-Claro, ¿cómo no?
p, pi, pi, suena la máquina.
-¿Carne?
-Seguro.
pi, pi.
-¿Lechuga?
-A ver, señorita, ¿me va a preguntar por todos los ingredientes de una maldita hamburguesa o es una prueba de conocimiento para un puesto de trabajo en McPato?
-Disculpe caballero es que el precio de la hamburguesa es el mismo, pero eso solo incluye el pan y el ketchup, todo lo demás se cobra aparte.
-Mcnífica. Como siempre.