17 febrero 2013

Ciencia Ficción.

Es bastante claro que mientras a ellas no les gustan las pelis de acción a ellos les aburren las de amor (siempre considerando a la población en general). En mi caso concreto, la razón fundamental es por pura ciencia ficción. Prefiero ver algo que sé es ciencia ficción imposible, a ver historias posibles en universos paralelos inhabitables. El amor no es que no exista, es que es una conjunción de condiciones socio-económico-culturales. Ama el polinesio, el mormón y el español, el venusiano también, y las tribus que educan a los hijos dejándoles que se corten si cogen un cuchillo, en lugar de quitárselo, también aman. Prefiero pues, las tonterías dichas en las 50 sombras gregorianas (terminado) que las tonterías infinitas de Grey (que jamás leeré, aunque sea el único humano en la tierra sin hacerlo).