28 junio 2012

Conciencia diluida

Es lo que hace el facebook. La idea de conocer gente a  través del mismo se diluye en colecciones de amigos a quien no has visto nunca, ni probablemente verás. Ya no hay conversaciones (aunque hay gente que usa el chat, claro, pero no es mi caso). Ahora te siguen en facebook, decimos que nos gusta un comentario y añadimos unas frases, a veces tan largas como jajajjajjaja. Las denuncias se convierten en fotografías a las que decimos nos gusta: "Un maltratador es un asesino" -me gusta-; "Yo también apoyo a los mineros" -Me gusta-; "Cada segundo muere un niño en el mundo" -Me gusta-;"Por cada click, la empresa donará cincuenta céntimos a la casa de niñas violadas" -Me gusta-; "Cuelga esto en tu muro,si estas harta de la gente falsa" -me gusta. El mundo, en vez de ampliarse y darnos más sabiduría se ha reducido: "Mira lo que como"; "Mira lo que ceno"; "Estoy malito"; "Mi ex es un cabrón". No queda nada, unos bits colgados en la red que desaparecen por segundos comidos por otras aportaciones importantes: "Qué calor". No tengo la menor duda de que se harán tesis doctorales sobre el facebook (si es que no se han hecho ya). "Dale a compartir", aunque no te guste, sólo por hacerme un favor, por saber que estás ahí, porque yo haré lo mismo contigo. "Me gusta"