19 mayo 2012

El problema no es

El problema no es el Euro, ni la economía, ni las primas, ni el déficit, ni Merkel, ni su puñetero padre pastor luterano fallecido en Septiembre. El problema es que Europa nunca ha sido nada más que un territorio de fronteras, conquistas, dominadores y dominados, un lodazal de enfrentamientos religioso-económicos donde lo único que importa es el Sálvese quien pueda de las arenas movedizas. Un territorio de saqueos constantes solo puede desear quedarse con las islas griegas o las playas españolas.