09 marzo 2012

Igualitos (una reflexión personal irreflexiva)

Ha precedido a los actos del dia 8 de marzo, aquí en Plasencia, una hemorragia incontenible de noticias relativas a un caso de violencia de género. Un caso que parece sobresalir por encima de la mierda, un caso de doble mierda, un Everest de la mierda. De la mujer, salvajemente agredida, conocemos todo menos el nombre. Imagino que la pobre tendrá que cambiar de destino. Lamentable esa profusión de noticias, esa incontinencia verbal, ¿pero quién ha hablado? ¿quien ha contado todo? ¿quién -supuestamente una persona responsable de la seguridad de los datos y de la discreccion- ha ido contando todo por ahí? Del tipo no sabemos, creo que, ni las iniciales. Era violento, dicen. Magnífico como la ley sigue protegiendo al violento y violentando al agredido. Increíble, ¡¿y nadie va a detener estas orgías?! Para mi, aunque podría estar equivocado, los casos de violencia solo deberían ser un brevisimo corto en las noticias. Algo así como: Una mujer ha sido agredida, el presunto culpable fulanito de tal está ya en la cárcel a la espera de la sentencia del juez"
Irreflexivo, ya lo dije al principio, pero molesto también.