07 enero 2012

¡Ay si lo hubiera sabido!

Se lamenta mucha gente con esa Jeremiada. De haberlo sabido yo también habría ido. De haberlo sabido también lo habría hecho yo. Si me hubiera enterado. O el más pérfido aún: No se le ha dado suficiente publicidad. No se ha visto, por eso no se ha enterado nadie. No se ha dicho en ningún sitio.
En realidad, perdonad mi radicalismo, pasa lo de siempre. Quien quiere estar informado se informa y el que no quiere no se informa, ni aunque llames al timbre de su casa para contárselo en persona. Es obligación de todos salir informado cada mañana, al igual que ducharse, lavarse los dientes, y vestirse, y atender a la información, y ser un animal que sobrevive en la jungla humana usando sus habilidades más preciadas. A saber: Observación, Atención e Inteligencia. Lo demás es omisión de responsabilidad. Delito al fin y al cabo.
Excúsenme, repito de nuevo, mi radicalismo.