29 diciembre 2011

Concierto de Navidad

La Orquesta de Cámara de San Petersburgo ofreció ayer un concierto, en el Teatro Alkázar, que me reconcilió con la música (andaba yo un poco enfadado con ella tras la última descuartización vista y oída) y me sacó del ploff descrito pocas horas antes. Ofrecieron un montón de obras conocidas (¿quién es el cenutrio que piensa que las obras más conocidas no son las mejores y que la melomanía se muestra en obras desconocidas por aburridas? Respueta: La última descuartización vista y oída) mientras que Bárbara Cramm además de atreverse con "Ah, qué cena voy a tener", nos maravilló con el dueto de los gatos de Rossini apoyada por un director de orquesta que sin batuta hiperactivaba a la Cámara. El prodigioso violinista Berlinsky hizo el resto. La única mala nota del concierto la dio la traducción (supongo que del ruso al inglés y de ahí al español) del tríptico (no dejéis de leerlo para comprobar como habla una máquina). En definitiva, un magnífico Concierto de Navidad que nos ha llenado a todos los espectadores de alegría e ilusión (que ya hacían falta por aquí visto el año que hemos tenido y el que nos espera)
No he encontrado a la Sra. Cramm cantando el dueto pero sí a Caballé e hija.