27 agosto 2011

Gorriones

A veces matamos pajarillos
(yo también).
Gorriones heridos posados
en la garganta
para beber.
Nos molesta su candor,
su timidez, su vuelo
(libre).
A veces los dañamos
sin querer
(queriéndolos).
Casi siempre los matamos por envidia.
Pobres pájaros perdidos
en el arroyo de la vida.