09 julio 2011

Alimento de fe

Nunca imaginé que hubiera una hoja dedicada a tal (aunque es cierto que debería haberla intuido). Imagino que además de pena civil podría haber eclesiástica (como en las bodas), pero el hecho me hace reflexionar sobre si en verdad puede existir tanta especificidad y si tales libros tienen demanda digital gratuita por sus lectores. No es alimento, claro, para mi tableta que solo come aquellos que son leídos por legión y que yo tras su lectura nunca más volveré a leer ni a consultar.