23 junio 2011

Inteligencia, Genética y Gilipolleces Varias.

Lo malo de los poderosos es que lo único que conocen es el Efecto Mateo. Ahora los empresarios justifican reducciones en educación basándose en que los genes hacen más por la inteligencia que los aspectos socioeconómicos. Gran invento, ¡pardiez!, ¿para qué invertir en las clases desfavorecidas?. En todos nosotros -sin ir más lejos. El que tiene (sea de izquierdas -que también abundan- o sea de derechas podrá llevar a sus hijos a exclusivos colegios bilingües, después a Universidades Privadas, por último al extranjero y luego a la propia empresa o la de un amiguito. El que no tiene puede ir a los arroyos o a cinturones obreros (como antes) ¿quién nos mandó salir de ahí?. Lo malo del asunto es que, aunque consigan imponer sus criterios, la historia es ya conocida, y sobradamente debatida desde que Jensen en 1969 quiso quitar subvenciones a las clases bajas (negras, claro) y Herrsntein y Murray en 1994 trataron de hacer algo parecido aunque aquí unieron precísamente lo contrario, a saber: Clase Baja igual a Poco Inteligente. El fondo de todo, no se olvide, es el dinero y los que tienen nunca querrán gastarlo en los que no lo tienen. Por qué han de privarse nuestros dueños de viajes alrededor del mundo, audis blindados y lameculos varios de ambos sexos? No, con mi dinero, gritan enrabietados.