06 mayo 2011

Había

La amplia caseta vacía. Una radio de papel que sólo emitía la edad. A pesar de necesitar ayuda, quién la ofrecía en una colección de pseudopsicología, no conseguía levantar el ánimo de la propiedad, ni el propio.