21 febrero 2011

Felipe Campuzano

Unos días en Bipolaria. En la foto él, mi hija S. (que está realmente encantada con este nuevo conocimiento) y su profesora de piano Puerto.
Una clase musical más que privada.
No he podido resistirme al hombre y su mito. ¡Cómo sonaba el piano de casa en sus manos!