20 julio 2010

El perrito

El perrito, que se ha ganado la vida siendo siempre un perrito, da pequeños saltos hacia adelante cuando se enfada y se empina, como cualquier animalito enfadado, para parecer más alto, aparentar más y así atemorizar o, al menos, intentarlo. Da un salto y otro acompañando a la frase pero sin perder su posición, fijo en ella, como corresponde a su raza pero (repito de nuevo) inclinándose un poco hacia adelante mientras ladra ante las alcachofas. Antes el perrito ladraba más fuerte pero un día le dijeron que tal vez podría ocupar la perrera grande y desde entonces el perrito se empuja, se empuja hacia arriba ladrando con firmeza las consignas.