18 mayo 2010

Pruebas objetivas y subjetivas

-No, no, el bachillerato de ciencias de la salud es el más difícil. Insistieron todos cuando sugerí la idea contraria- Son los más trabajadores -prosiguieron mis compañeros del AMPA.
A pesar de todo, tozudo, cabezón y, quizás estúpido, como soy, no puedo por menos que exponer en público blog mi idea que se resume en estos tres puntos principales (y aclaro primero que mi bachillerato fue de ciencias):
1. Dudo que todos los alumnos inteligentes estudien únicamente ciencias. El corolario de esta hipótesis es que si hay alumnos inteligentes en letras también deberían sacar matrículas.
2. Estimo que precísamente los alumnos menos trabajadores, con menos ganas de estudiar optan por ciencias. El corolario de esta hipótesis es que se exige como mínimo igual en letras que en ciencias.
3. Mi propia experiencia indica que en un examen objetivo (resolver un problema o responder un test) las respuestas son claras (bien o mal) y se obtiene una nota , si no justa sí, ajustada al examen. Mientras que en un exámen subjetivo (exponga brevemente, bla,bla,bla...) la valoración depende, no sólo claro pero también, del color de la tinta, el tipo de letra, los márgenes, el modo de expresarse, etc., etc. por lo que obtener un diez es casi imposible. El corolario tautológico de esta hipótesis es que la subjetividad es subjetiva.
Ergo: Afirmo de nuevo que es más sencillo sacar un diez resolviendo integrales que traduciendo Shakespeare.