24 septiembre 2009

Amor

Al principio eran 80 centímetros. Con eso suele bastar. Algunos dicen luego que es por la grasa corporal pero, haya o no haya, cuando firmas un papel, o simplemente consientes, necesitas como mínimo 130. Puede ser que el amor vaya creciendo. Con el paso de los años como poco hay que escoger 150. Algunos al final vuelven, sin dudarlo, a 80, pero 80 por dos. Sea como sea, muchos de estos últimos que conozco indican que, como ahora, nunca han querido tanto al otro. Sabíamos que el amor es ciego, ahora también, que no entiende de medidas.