02 septiembre 2009

Alemania, 11

¡Hala!, se acabó el orden y concierto pero ¿cómo te vas a perder Berlín nocturno? He descubierto , ayudado por J., Obstler [òbsla] un aguardiente muy parecido al nuestro de cerezas. Me dicen que es así. En unas horas hacemos más de 500 kms. hasta Munich. Por el camino Leipzig, la ciudad más capitalista del lado comunista: Bach, Sto. Tomás, el antiguo Ayuntamiento, Goethe y Fausto por doquier. Estamos agotados pero, ¿quién es capaz de quedarse en el hotel? El metro y los trenes rápidos llevan el mismo recorrido. En realidad vamos buscando una línea S pero ha parado un tren que dice llegar a HauptBanhoff (Estación Central) y ahí montamos, con miedo, porque todo el mundo va con maletas, ¿y si nos vamos a Austria?. No es así y a la vuelta cogemos de nuevo un tren rápido. La noche en Munich está animada, paseamos por KarslPlatz, entrada a la ciudad antigua, aunque es nuevo y se hizo con motivo de las Olimpiadas del 72, llegamos a Marienplatz y su ayuntamiento gótico restaurado. Un poco aguardiente, café o té y vuelta al hotel. Próxima parada Pasing. Estamos cansados.
Notas. Silver Surfer en un portal (tengo que fotografiarlo). Munich night.