09 julio 2009

Viaje

Encontré a János Székely (uno que es semianalfabeto no había leído nada de él). Vamos allí. Justo entonces suena en el móvil "The ballroom blitz" de Sweet, una de esas fijaciones que se tienen desde la adolescencia, aunque entonces esta música sólo estaba disponible en cinta o vinilo. Es la música que tengo para las llamadas familiares. A otro tipo de llamadas las reservo el sonido "Virus found". Nada de János, me dice, va a ser Goethe.