12 octubre 2008

El Pilar de D. Leopoldo

VENGAN A VER LO QUE NO QUIEREN VER Vengan a ver, los que viven sin ver,vengan a ver, la luz de mi calleque no se ve...
VENGAN A VER LO QUE NO QUIEREN VER Vengan a ver, el palacio irreal que inauguramos ayer con alfombras de barro y tapices de papel, a la luz de la una, a la luz de la luna, a la luz de las dos, a la luna de las tres.
VENGAN A VERLO QUE NO QUIEREN VER Vengan a ver, los jardines y los parques que podríamos tener.Vengan a ver.Vengan de una vez.Vengan de uno en uno.Vengan desarmados.Vengan, atrévanse. No traigan sus perros.Venga, no amenacen.Miren, mejor no vengan.Venga, váyanse.Venga piérdanse.Venga, muéranse.
El cura Leopoldo "armó" la Asociación de Vecinos de El Pilar. Lo sé porque mi padre le ayudó en la tarea -mi padre siempre ha sido un hombre de fe- y yo grabé en una cinta -¡qué épocas!- esta canción de Luis Pastor para convocar a la primera reunión en el salón parroquial de 45 metros cuadrados de la Iglesia de El Pilar que tenía también esa dimensión [metro arriba o abajo]. A pesar de todo, nunca, a nadie, gestores de "El Pilar de la Amistad" se le ha ocurrido un homenaje póstumo para Leopoldo. Malo, porque hay que dar al César lo que es del César y reconocer que la Iglesia de entonces promovía la acción social como NADIE luego lo ha vuelto a hacer [eso incluye a la Iglesia y a la Izquierda]. Deus est mortali mortalem iuvare.