01 marzo 2006

Nadie nos quiere adoptar

La famosa disyuntiva que conduce al nihilismo
O somos muy competentes o somos muy incompetentes
Si somos muy competentes es inútil que nos adopten porque no necesitamos a nadie
Si somos muy incompetentes es inútil que nos adopten porque no tenemos remedio
La soledad de los inadoptados permanece.