08 febrero 2006

El traje nuevo del emperador


Y nadie se atrevía a decir que el emperador iba desnudo, por miedo a contrariar o parecer idiota, pero todos lo comentaban en voz baja. A pesar de todo ningún traje del monarca había tenido tanto éxito como aquel
Hans Christian Andersen

Ni siquiera la finalidad de acceso a discapacitados debería permitir esto.