06 noviembre 2017

Crónicas del desamor. (2) El joven de Scarabough.

Si uno se para a analizar un poco la canción encuentra que el joven le dice al viajero que de recuerdos a quien una vez fue su amor verdadero, y que volverá a serlo si le teje una camisa de lino sin costuras ni bordados y que la lave en un pozo donde jamás hubo agua, que la seque en un espino que jamás floreció. El joven, en una muestra más de ironía afirma que si consigue un acre de terreno entre la arena de la playa y el mar volverá a ser su amor verdadero y que luego le traiga la camisa. 
No parece que sea factible que la dama pueda realizar eso, si es que acaso ella tiene algún interés en hacerlo (que no lo sabemos), ni que, por supuesto, esa historia de amor pueda retomarse. Algo gordo debió de suceder entre ellos. No me atrevo a decir que fuese culpa de la joven porque en realidad una de las malas cosas que suceden es que la historia y los hechos siempre son contados por  hombres. No entendemos pues qué sucedió, pero lo que si sabemos es que el amor se terminó para siempre y solo queda un recuerdo de quien fue "su amor verdadero". Solo lo imposible podría hacer que volvieran a reunirse y las leyes de la naturaleza no creen en milagros. ¿Se habría trastornado el joven tal y como Freud pronosticaba con los deseos insatisfechos? No lo sabemos pero afortunadamente nos quedó una hermosa canción con estribillo salsero.
Si alguien sufrió por amor fue Catulo a quien Clodia abandonó y sumió en la miseria de su alma.
Mañana Catulo enamorado.