05 octubre 2017

Del perdón.

Puede que toda la filosofía y todas las religiones del mundo estén en lo cierto cuando insisten en perdonar por encima de todo, aunque a uno le queda la duda -porque hasta en la naturaleza hay siempre un motivo genético que  promueve la supervivencia no ya de los seres vivos sino de los propios genes-  de que no sea más que un mecanismo de convivencia que se ha instaurado en la sociedad para preservar la paz. Como se instauró el matrimonio o la intocabilidad de las vacas en la India (si no estás familiarizado con la antropología deberías de conocer a Marvin Harris ya). Así que dudo -me gusta dudar-  de que todas las filosofías que indican cosas tan chocantes como "para perdonar debes de perdonarte tú antes", o "perdonar nos llena de felicidad" sean algo más que un recurso social de la especie. Pocas cosas subrayé en el bestseller de Larson, pero una fue esta: a
A lo largo de todos estos
años he tenido muchos enemigos y
hay una cosa que he aprendido:
nunca entres en la batalla cuando
tienes todas las de perder. Sin
embargo, jamás dejes que una
persona que te ha insultado se salga
con la suya. Espera tu momento y,
cuando estés en una posición fuerte,
devuelve el golpe, aunque ya no sea
necesario hacerlo. 

Siento decepcionarte, pero si no te gustan mis principios tengo otros.