06 enero 2017

No hace mucho tiempo.

He visto cosas que vosotros no creeríais... Más allá de la famosa frase de Roy Batty y del miedo que me da el hecho de que estén preparando una secuela, es cierto que he visto fumar, en consulta, a mi médico, o he viajado en avión fumando todo el pasaje, luego solo un grupo en la cola del avión, luego sólo en el libre espacio aéreo. Al final nada. El uno de enero hizo seis años de la prohibición de fumar en bares, una prohibición a la que algunos hosteleros -demostrando su gran sabiduría- se oponían frontalmente, incluso algunos políticos -demostrando también su inteligencia- les apoyaban. Hoy en día no ha pasado nada, y aún seguiremos avanzando en esa prohibición, seguro, sobre todo para que se cumpla al cien por cien. Pero lo que vosotros no creeríais es que hubo un tiempo, no hace mucho, en el que la gente (todos) comprábamos y escribíamos tarjetas de navidad. Incluso, he conocido, como merced a la cantidad inmensa de envíos que se producían nos solicitaban que se enviaran antes, escribiendo en ellas en letra clara, PARA NAVIDAD. No hace mucho, una mil millonésima parte de segundo en el tiempo total de la humanidad. Nada. ¿Quién se acuerda de eso y quién ha mandado o recibido una tarjeta navideña? Nota: las pocas publicitarias que algunas asociaciones o partidos envían no cuentan.