15 diciembre 2016

La cosa no da para tanto.

No soporto esas caras de felicidad en el Anuario, es imposible ser tan feliz. No es lógico vivir tan bien, comer tan bien, viajar tanto, disfrutar tanto (¿qué me he perdido?, ¿qué se me ha escapado que no controlo?)... como si la vida no fuera lo que es: Un valle de lágrimas (decía siempre mi madre), un espacio doloroso en el que hay algún momento alegre. No es posible ser tan flower power porque todos tenemos familia, enfermedad, dolores, miedos y temblores. Es la vida. Quizá aún no hayamos crecido y sigamos en un mundo ideal (como dice la canción de Disney). Tal vez algunos solo se presentan en facebook cuando están alegres, pero los hay en una continua explosión de felicidad, no ya diaria sino horaria. Tal vez sea solo mentira, porque, aunque es verdad que ni tú ni yo podemos quejarnos de la vida, la cosa -sinceramente- no da para tanto. Me dice un amigo que la pareja que más discute en su bloque es la que más fotos de amor publica. Contigo para siempre. Feliz como el primer día.