05 abril 2016

Mejor dormir.

A Peracho y Paco que ya no están
Hay días en que es mejor dormir
no abandonar el caliente colchón
aunque hayas pasado las horas
entre puños, golpe y bofetón.
Señal de que todo es un hilo
más fino que el atado de un perlé
un fugaz aliento, un desatino
un sin Dios, un azar, un sin por qué.
Entré entre un lienzo de agua llorando
-el día es así- me dijo al entrar,
una amiga que tengo hace años,
mientras yo masticaba mi molar
haciendo un chicle de sabor pena
Un sin saber qué sabiendolo bien.
La guadaña no dejó de silbar
segando con ira desde ayer
no he acabado el día sin llorar.
Nadie es tan cercano y sin embargo
en mi alma se ha hecho un desgarro
gritar, ójala pudiera gritar
tu nombre, espantar el espanto
de no verte más, así, soñando
vigía de guardia permanente
el amigo, compañero y poeta.