26 marzo 2016

1 sg.

Detén el tiempo un minuto y átalo
dentro de tu pensamiento donde
reside la energía del impulso
que sostiene la esencia de tu ser,
el punto incuestionable y exacto
que sujeta lo que te define
el lugar donde edificaste el yo,
lo que contiene tu fe en el hombre,
en la vida, el amor y en ti mismo.
Detenlo y comprueba si existe aún
algo que merezca la esperanza
de seguir adelante un año más,
un mes, un día, siquiera un 1sg.
o si hay que saltar al vacío
otra vez. Sin arnés, ni sujeción.
Solo, asolado en la sombra inerte
que te sujeta a no se sabe qué.