28 febrero 2016

Tocado.

Los minutos a tu lado
parecen horas
mientras tratas
de hacerme daño.
Siempre has querido
partir mi corazón,
atravesarlo
con rabia,
ira y fuerza.
No has cesado
en este tiempo de
atacar,
tajar,
clavar con saña
sobre mí.
No diré, claro,
que todo es tu culpa
yo también he intentado
defender posturas
pero, cada vez
que nos juntamos
saltan chispas sin amor.
Bastan cinco minutos
para decidirlo todo,
o me atraviesas,
o te clavo.
Si no fuera por el traje, amor,
los tocados de tu espada
me partirían en dos.