14 febrero 2016

País de viejos.

Ella ha hecho su vida en el país del Sol Naciente y su hermana tiene muchas papeletas para irse también a Nippon. No es país para jóvenes, al menos si quieres trabajar. Como reconoce el INE, desde el año 2011, 200.000 jóvenes abandona Expaña. Suma y sigue. Se desangra nuestro país exportando titulados, la gente con más posibilidades de crear e innovar. No tiene nada de extraño en un país que ha apostado por el turismo como formula realista de obtener ingresos. "No es fácil que vuelva" dice Esther Samper que desarrolla -en Alemania- un parche cardíaco hecho de células madres que se implanta quirúrgicamente. Que sea más fácil trabajar a 11.000 kilómetros de distancia que aquí debería de hacernos pensar. Pensar ahora; ahora que se presume de logros obtenidos, antes de que venga -según dicen- la crisis verdadera y se la achaquen a quienquiera que sea que esté dispuesto a rascarse la barriga en La Moncloa.