23 diciembre 2015

Empieza el espectáculo.

El otro día leía el "Testamento de Steve Jobs", un libelo que circula por internet en el que el reinventor del hardware, expresaba el tiempo que había perdido y cómo habría sido mejor dedicarlo a los demás, a hacer cosas buenas, y cómo se arrepentía de todo ahora que veía las luces rojas en la habitación médica". Es una lástima que Internet sea un vertedero de mentiras porque estaría bonito ahora como mensaje navideño que conmoviera el corazón a todos los que somos más perversos (osea la raza humana en sí). Sin embargo se acercan estos días y nos gustaría que todo fuera armonía, que toda la leche que recogemos, y la ropa, comida y juguetes sirviera para anestesiar nuestra conciencia (quien aún tenga). Por mucho que nos empeñemos internet no es el escaparate de los grandes milagros. "Cambia de vida", o "Cree en ti", "Los tiempos difíciles revelan a los verdaderos amigos". Yo tuve de esos tiempos y me parecía a Diógenes buscando con su lámpara a un hombre. No sé si te habrá pasado. Sin embargo no vamos a poner en internet esas cosas, nadie quiere leerlas ni le interesa, así que ponemos otras cosas como "amigo la vida te espera en el 2016 agárrala con fuerza" A la farsa existente durante toda la vida (a mi abuela la desahuciaron Navidad hace muchos años) se une ahora la farsa de internet. Levanten el telón. Empieza el espectáculo. 
Felicidades a todos (y a todas)