29 noviembre 2015

La mala prensa.

Lees el titular de  Vozpópuli: "Una diputada rusa y su marido mueren al detonar este una granada mientras practicaban sexo en su coche", y enseguida te das cuenta de que algo no cuadra en la noticia porque los rusos, aunque son muy raros -según youtube- no suelen jugar al sexo así. Uno piensa que un gemido exhausto podría tensar el dedo gordo del pie y lograr que éste, de modo fortuito, penetrase en la anilla de la granada y "zumba patapúm", pero incluso así, y dada por supuesta la no perdida de conciencia eyaculatoria, les habría dado tiempo a huir del coche antes de la explosión. Sonaba más bien a violencia de género, y así lo menciona de pasada el periódico digital con el informe policial. Así que, para mí, el titular sería: "Obliga a su mujer a tener sexo y luego la asesina", pero en esto de los titulares cada editorial politiquea como le da la gana. Sin ir más lejos el otro día asesinaron a tres personas en una clínica de Colorado Spring, gestionada por Planned Parenthood. El corresponsal de la noticia se empeñaba en decir "Clínica de Planificación Familiar" pero la periodista de Antena3 insistía una y otra vez en utilizar "Clínica Abortista". Hoy veo que todos los medios encabezan con la palabra abortista aunque luego en el texto utilizan planificación familiar. Pues eso, que el problema no es cómo se redacta, sino quién redacta.