19 noviembre 2015

Fábrica de obstáculos.

Entrar en el laberinto, cual Teseo, y no ser capaz de matar los cien minotauros que surgen por doquier. Tratar de escapar del edificio y que Aracne teja intricados enjambres de redes imposibles de sortear. Entrar para decir hola al atardecer y salir de noche sin haber podido escapar siquiera de mi propia vida.