22 julio 2015

Francisco el salvaje.

Crecí, como tantos, viendo Fauna Ibérica de Félix Rodríguez de la Fuente, un señor serio y formal que hablaba con pasión de los animales y que era lincenciado en medicina. Sería porque solo había un canal (o dos) pero todos nos concentrábamos en las casas a ver los documentales, muchas de cuyas filmaciones aún permanecen en nuestra memoria. Todos amábamos la biología y muchos hicieron carrera gracias a Félix. Luego, tras su muerte, como pasa siempre, vinieron los buitres a decir cosas y comer restos, pero todos le recordamos con un señor.
Ahora hay un veterinario llamado Francisco Cuesta que juega con los animales, recibe en todos los programas una mordedura o dos y siempre viste la misma camiseta. Recientemente he visto hasta su culo. Como niño, que en algunas cosas aún sigo siendo, si coincido con el programa (ahora hay cien cadenas y no valen las dos que había), lo veo pero me pregunto que influencia cultural tendrá Frank de la Jungla en futuras generaciones. ¿Irán nuestros hijos por ahí cogiendo culebras y víboras como él hace?, ¿dirán palabrotas y harán perrerías a los animales? Entre aquel señor serio (a quien también vi en un programa coger anacondas para salvarlas) y este cantamañas creo que sigo prefiriendo al doctor Rodríguez de la Fuente.