04 mayo 2015

Dos cositas de nada.

Dos cosas tengo claras ahora mismo y solo he sido consciente de ellas desde que Juanra ha empezado a organizar en el puente de mayo (4 años) la Feria del Libro de Plasencia. La primera es que, de manera mucho más que probable, me voy a resfriar (o más) alrededor del 1 de mayo. La segunda certeza es que el medicamento que habitualmente uso -Frenadol- valdrá un euro más que el año anterior. ¿Crees que nueve sobres de polvos naranjas pueden valer más de siete euros? ¡Venga ya! Por eso -a pesar de sus efectos secundarios- lo sacaron de las recetas médicas, para no tener genéricos equivalentes. En algún lado hay delito, seguro, pero nadie lo quiere ver.