18 febrero 2015

Con bocado no hay pateos.

Siempre se me ha dado mal lidiar con abusones: "que abusan de su fuerza o autoridad o que se aprovechan de una situación en beneficio propio", de niño solía esconderme, pero de mayor recepciono sus coces.