01 febrero 2015

Carta abierta a mis queridos políticos.

Queridos políticos, trabajadores incansables, e inalienables por el bien público. Me dirijo a vosotros. Vosotros y vosotras que lleváis cuatro años (o muchos más) gobernando o en la oposición constructiva de Parlamentos, Senados, Asambleas y Ayuntamientos. Vosotros: Diputados y Diputadas, Concejales y Concejalas, Alcaldes y Alcaldesas, Presidentes y Presidentas que lleváis cuatro años (o más) gestionando desde el poder que os han dado los votos y también a quienes lleváis cuatro años (o más) en una oposición legal aportando ideas críticas y esenciales para el mejor funcionamiento social. Me dirijo a vosotros y vosotras para agradeceros los desvelos de estos cuatro años (o más), los trabajos y sinsabores que por la Gestión habéis recibido. Ahora es el momento de dejarlo, de volver a vuestra vida plácida que la política os ha arrebatado durante estos cuatro años (o más). Ahora es el momento preciso de no repetir en listas y candidaturas, ¡volved a vuestras casas por Dios! Ya habéis hecho bastante por esta desagradecida sociedad. Alguien tenía que hacerlo y vosotros ya habéis cumplido con creces. Ahora es el momento. Volved a vuestra vida y dejad a otros -que de seguro habrá nuevos servidores desinteresados- que hagan tanto trabajo duro. Pensadlo bien, si no lo hacéis, pensaremos que en realidad vuestro trabajo político tiene más placer que displacer, más prebenda  que gravamen y más renta que pago. Por tanto, con todo nuestro agradecimiento, ¡retornad a vuestra vida!