15 diciembre 2014

Por la cara.

Siempre dijo mi madre, a modo de enseñanza, que de lo guapo no se come. ¡Pobre, con la de gente que conozco que tiene curro por su cara bonita! Aunque, ahora que lo pienso, tal vez haya sido por siseñores continuos y mandeustedloquedesee constantes, aparte de los québienlohaceusted permanentes, que han proporcionado un modus vivendi a los guapitos y guapitas de cara.