28 diciembre 2014

Inocente pelotazo estúpido insolidario.

Tópome en la Capital del Reino de Expaña con un ejemplo claro de, pensando con bondad, inocentada; pensando con maldad, pelotazo de algún caradura, pensando con mi razón, estupidez e incompetencia, pensando desde la solidaridad social, me tocan las narices los problemas de la gente. Os ofrezco todas estas alternativas para explicar cómo es posible que se coloquen en Metro Madrid dispositivos en las puertas que faciliten el acceso a personas en silla de ruedas que jamás, imposible, nunca en este mundo de leyes físicas podrán superar las dieciséis escaleras previas a la puerta (en la foto solo aparecen las más cercanas para que os hagáis una idea del asunto). Nada. Hoy día 28 podría ser una inocentada (como las que publicaba antaño la prensa), pero ¿y mañana?