05 agosto 2014

Las increíbles ventajas de internet.

No te voy a decir que no me guste internet, pero tampoco entiendo el intento de convertirlo en dios. Por ejemplo: Te puedes comprar una barra de pan ecológico en cualquier sitio, pero luego pagas 11,50 euros con los gastos de transporte y demás. O te puedes comprar un móvil chino igualito al Iphone que vale una sexta parte, pero lo recibes en cincuenta días. Otra ventaja indudable es que puedes comprar entradas por internet, pero no te recordaré la odisea que tuvimos con los rolling, y de todos modos ¿cómo sé yo que el taquillero virtual no me vende las entradas que le da la gana? "sólo quedan en el quinto anfiteatro aprovecha". La ventaja más importante de hacer todo por internet es saber el resultado de un examen. No olvidaré el número telefónico al que solicitaba mis notas, ahora simplemente marco la página en favoritos y lo consulto cada minuto sin gastar dinero ¡qué bien! Y el más increíble de los increíbles es que cuando no existían los ordenadores (o solo los tenía el Pentágono en grandes habitaciones), ibas al examen de conducir y en el mismo día te daban el resultado del teórico, pasabas a la pista y después a la carretera. En una mañana tenías el permiso provisional (una cartulina firmada) y ya podías coger el coche de tu padre para celebrarlo. Ahora con lo modernos que nos hemos vuelto puedes consultar el resultado de tu examen teórico en la D.G.T.,  pero solo a partir de las 12 horas del día siguiente. ¡No me digan que no hemos ganado en información y sobre todo en agilidad!