27 julio 2014

Medicus Clausus.

Más de 15.000 estudiantes quieren hacer medicina en España cada año. De ellos, lógicamente o de manera absurda según lo mires, no todos podrán estudiarla. De hecho las plazas de medicina pública en España son 5.665, luego están las privadas que acumulan otras mil plazas más, pero esta versión médica, que en algunos casos estudia también teología o doctrina social de la Iglesia no es apta para bolsillos, pongamos por ejemplo ajenos a la política de alto nivel. El precio va desde los 20.000 euros a los 10.000 a lo que habrá de añadirse la estancia, los libros y las fotocopias (con perdón de CEDRO y el aprovechamiento secundario). Algunos se van a Eslovaquia y Bulgaria a estudiar en inglés, o a Costa Rica y Méjico para luego tratar de hacer el salto con las convalidaciones.
Otro asunto peliagudo es el hecho de que para estudiar medicina, salvo que quieras hacerlo en las provincias catalanas o en Leioa has de tener como mínimo una nota de 12 puntos sobre 14. Esto hace que alumnos sin ninguna vocación, pero con buen coco accedan a medicina porque "tengo nota", y también hace los distintos distritos universitarios hagan triquñuelas, por ejemplo: si en mi distrito no se da una asignatura la puntúo menos aunque se llame anatomía  o por ejemplo el tema de las puntuaciones (es sonada la batalla entre Murcia y Valencia sobre esto) o también que la puntuación PAU Extremeña, el curso pasado, fue horrible impidiendo a muchos extremeños acceder a nada; este año se han puesto las pilas,  porque no se puede ser más Quijano que D. Alonso. Los genios (y alguno con suerte) van a Granada y Oviedo. Aunque la segunda ha caído este año en ninguna de las dos entras si no tienes más de 12,7. Granada ha sacado pecho al afirmar que tiene el cupo cerrado y que 111 de sus alumnos son matrícula de honor. Bravo.
Y luego los bailes: Por un lado el baile de instancias. Aunque hay 15.000 alumnos interesados, se echan 150.000 instancias para intentar entrar en una o en otra universidad y se va cogiendo sitio y renunciando (a veces) según se dé la cosa. Y por otro, el baile de plazas, la nueva privada católica de Valencia añadirá 90 o más al sistema, Rey Juan Carlos añadió 50 el curso pasado. Este año Extremadura reduce 20 plazas y Andalucía (que tiene un montón de facultades) otras 20 y mientras que Extremadura matricula a 100 cada año Salamanca lo hace con 200. En fin un caos que intenta conseguir que no haya más médicos que plazas médicas, pero que en definitiva es algo así como "quien más pueda que más apriete", que me imagino si en mi carrera solo dejaran matricularse según el número de plazas que haya (habría solo una universidad en toda España),o si solo pudieran estudiar Historia según las plazas de profesor de Secundaria.
Nosotros (plural de un año entero de lucha y espera) estamos ya matriculados en el primer listado (¡ufff!), pero como sé -a través de foros y lo he vivido en propia carne- que la gente aquí lo pasa fatal no quiero dejar de contarlo. Perdonad el rollo.