28 junio 2014

It's only rock 'n roll but I like.

Pocos mitos me quedan, pero los Rolling se mantienen desde que compré en 1975 Made in Shade y Metamorphosis (no hacía mucho que había leído a Kafka), luego he comprado algunos más (no existe una banda con más discos) y hace años obtuve la discografía completa en un dvd que resumí en mis 14 imprescindibles que llevo en el coche para momentos de desesperación. Pude verlos en el 2002 (fue mi regalo de cumpleaños) y jamás pensé que podría volver a verlos (siempre son muy mayores para una nueva gira) pero han vuelto y aunque Keith Richards está para pocos trotes, aún siguen corriendo por la pasarela.Dicen que Morritos Jagger, que hace en esta gira 71, se mantiene así por la gimnasia diaria que su padre le obligaba a practicar desde los tres años y que sigue realizando diariamente, otros afirman que es por una cuidada dieta en la que siempre hay aguacate, los más piensan que es por su amor al sexo (su última mujer se ha suicidado hace poco mientras se rumoreaba que en Australia compartía cama con una bailarina de veintisiete), y a lo que hace. Le hemos visto ser el último en dejar el escenario;  mientras el resto montaba en los coches él seguía saludando y diciendo adiós al público. Ha sido un concierto excepcional, no hay performance como la suya, mueven cientos de trabajadores (eso sí, británicos, que salvo nosotros cualquiera barre para casa) y tiran más cohetes artificiales y luces que la feria del pueblo. Dos horas de actuación, que no decepcionan a nadie, acompañado de quienes más quiero, que he pasado cantando, gritando, bailando y saltando.  Quienes han mantenido el espíritu del rock-blues en su pura esencia no deberían de morir nunca. Por cierto, en 2002 vi a The Cramberries y ahora a Leiva, creo que ser telonero de los Rolling es más perjuicio que beneficio. No hay punto de comparación. Nos vemos en el próximo.