07 junio 2014

Emoción vicaria.

Lo leo y lo seguiré leyendo un día y otro día también. Lo leeré de desconocidos y de amigos que conozco, a algunos los conozco bien, o eso creo -quizá erróneamente-, porque conocer a alguien no deja de ser una ilusión cuando no nos conocemos ni a nosotros. Lo dijo alguien hace veinticinco siglos en país ahora saqueado. Leeré en tu muro las frases llenas de buenos deseos, intenciones, desiderata y decisiones que tomar. Ahora vivimos en un valle terriblemente oscuro, pero si hacemos A o sustraemos la hipotenusa del rectángulo del rombo (es un decir), estaremos genial para siempre, nuestro valle será una colina y divisaremos el mundo como sentados en un trono lleno de felicidad y amor. ¡Ah, el mundo virtual! Lleno de emociones que no sentimos o sentimos y no vivimos o vivimos y, por supuesto, no las contamos en este escaparate. 
No me cantéis milongas, a mí no, por favor. El mundo es siempre un valle de lágrimas, tres momentos felices y dieciséis billones de tristezas. Keep calm and love yourself (even if you're an idiot).