06 abril 2014

To seguío y palante.

"Con frecuencia, la escucha de voces comienza a raíz de un trauma o problema social o emocional. Puede tratarse de la pérdida del empleo, la pérdida de la custodia de los hijos, el abuso sexual o un atraco... Frecuentemente, las personas se ven atrapadas en una combinación de dificultades sociales -p. ej., problemas de vivienda que coinciden con miedos relacionados con la inseguridad en el trabajo- lo que les hace sentirse totalmente impotentes."
Romme-Escher. Dando sentido a las voces.